Páginas vistas en total

domingo, 21 de agosto de 2016

Soy ambidiestra y tú no.

Existe en el mundo, además de mucha más fauna, diestros, zurdos y ambidiestros. 

Siento ser dura, pero tú, no eres ambidiestro.

Las personas que tenemos la suerte de sufrir la ambidextría somos especiales.

Aunque nos cuesta empezar a leer (seguir la línea de izquierda a derecha y diferenciar la dirección de las letras... Too much) tenemos una comprensión lectora mucho más desarrollada que la tuya.

Tenemos problemas para organizar el espacio y por eso necesitamos apuntar las cosas para ordenar nuestras ideas, aunque al pasarlas al papel, se nos olviden a veces algunas letras...

Para compensarlo, somos grandes locutores. Siento si soy pesada contando tantos detalles cuando hablo contigo, no es que me guste escucharme, es que es mucho más fácil para mí contártelo que escribírlo.

Confundimos decenas con centenas, sumas con restas con divisiones y cambiamos la dirección de los números... Qué voy a decir a los que me conocéis, ya lo sabéis, las matemáticas nunca fueron mi fuerte.

Tenemos la suerte de poder usar ambas manos, ambos pies, ojos, indistintamente.  Sabes bajar un párpado sin mover el otro? 

Ves? Ya te lo decía yo, no eres ambidiestro. 

Cuando te revele mi secreto por favor, no saques un papel y un lápiz y me mandes escribir con la izquierda a ver qué tal lo hago.... No eres ambidiestro pero está claro que tampoco Neuropsiquiatra.

Somos personas especiales.

Un beso!